Para mí trabajan 24 esclavos, probablemente alguno de ellos será menor de edad, no lo sé porque no los conozco, pero seguramente sea así. 

No  me  entiendas mal, estoy lejos de estar orgullosa de ello, de hecho es algo que me quita el sueño. Desearía que ese número no existiese.



Hace unos días llegué a una web, y no fue por casualidad, en la que el análisis de mis hábitos de consumo me mostró ese horrible número, y digo que no fue por casualidad porque este era un tema que me interesa desde hace tiempo. 

En este test se analizan muchos aspectos de consumo, desde la alimentación, las joyas, la tecnología y también la ropa. Y es en este último punto en el que yo creo que más fallo. No me muero por el último modelo de móvil; mi alimentación, en su mayoría, se compone de alimentos que se han producido cerca o de comercio justo; mis joyas son escasas. Pero la ropa... ahí es dónde puede estar el problema.

No me entendáis mal, no tengo un armario enorme lleno de muchas prendas, pero sí que reconozco que me dejo llevar por la ropa barata. Sin embargo, desde hace tiempo he decidido preguntarme quién hace mi ropa y la respuesta no me ha gustado nada.


Al mirar la etiqueta, deberíamos ver más allá del precio


Las etiquetas de mi ropa me demuestran que algo estoy haciendo mal. En casi todas queda claro que proceden de países en los que las condiciones de trabajo pueden no ser buenas. Ya estoy trabajando en el cambio y espero desintoxicarme de la fast fashion y desde aquí doy las gracias por la iniciativa Detox with doctor slow  que ya está dando sus frutos. Si aún no sabes en qué consiste, ¡anímate a participar, que aún estás a tiempo!

Como yo, seguro que hay más personas ajenas a lo que ha pasado con lo que tienen antes de que llegase a ellos, sin saber, o sin querer saber quién ha podido sufrir por ganar un sueldo que lejos está de ser digno. 


Imagen: slavery footprint

Si estás leyendo esto y una punzada de culpabilidad te ataca, o si decides hacer el test y el resultado te persigue durante unos días, enhorabuena, formarás parte de ese porcentaje de gente que investigará antes de comprar y que mirará más allá del precio. Si por el contrario vas a dar la espalda a los resultados, porque crees que las cosas que suceden lejos de ti no van contigo, entonces no tengo nada que decirte. Y lo más importante, si al hacer el test tu resultado es 0, deja un comentario, tienes mucho que enseñarme.

__
Puedes hacer el test aquí
La respuesta a esta pregunta es muy sencilla, es más, estoy  segura que en algún momento lo has practicado porque upcycling significa de transformar algo que es considerado residuo en un objeto de valor. Así que desde aquel día en que usaste una lata como bote de lápices ya empezaste con el upcycling.


Muchas veces este proceso es llamado de manera errónea reciclaje (a mí también se me escapa a veces) a pesar de que son dos procesos diferenciados.


Reciclaje
Someter un material usado a un proceso para que se pueda volver a utilizar.

Upcycling
Proceso por el que materiales que ya no tiene uso se convierten en elemento o productos útiles.


Por ejemplo el reciclaje de una botella de plástico necesita un proceso, que puede ser más sencillo o más complejo, pero que tendrá como resultado final un material que será usado para hacer, por ejemplo, una camiseta, tal y como queda explicado en este cartel de una campaña de Ecoembes. 



El upcycling, o supra-reciclar, sin embargo requiere modificaciones sencillas en las que, por ejemplo una camiseta se transforma en una pulsera o el asa de una bolsa y unas arandelas se usan para hacer un collar


Cualquier persona puede supra-reciclar, el ingrediente principal es la imaginación. No hacen falta herramientas ni grandes conocimientos para dar un poco de vida a algo que está destinado a la basura. 

Aunque el upcycling parezca algo novedoso los auténticos upcyclers son los que lo hacen por necesidad. Mi madre aún recuerda como mi abuela usaba las camisas de mi abuelo que estaban rotas y las transformaba en mandiles. También en algunos países en desarrollo la gente se ve obligada a usar lo que tiene más a mano ya que es más barato y fácil que conseguir algo tan que parece tan sencillo como son unos zapatos, esta es la cara más triste y dura del upcycling.


La parte positiva es que el upcycling no entiende de edades y es una forma sencilla y atractiva de acercar a los más pequeños a lo problemática de los residuos y las situaciones tan duras a las que niños de su misma edad se enfrentan con imaginación.

Puedes encontrar más ejemplos de upcyclíng aquí

La semana pasada empezamos a hablar de cómo organizar una boda ecológica. Y teniendo en cuenta lo que ya dijimos aún quedan algunos temas por comentar. Como ya dije en la otra entrada, todo depende de la forma en que se quiera organizar, una pareja que se quiera es suficiente para celebrar una boda. 

Dicho esto, continuamos con más opciones para organizar una boda ecológica.



Las alianzas

¿Hay  momento más emotivo que el intercambio de alianzas? A mí en ese momento se me pone un no sé qué en el estómago que no puedo evitar llorar aunque no conozca a los novios. 

Para que este momento sea lo más ecológico posible tienes muchas opciones. 

Con oro sostenible, ya sea amarillo, rosa o blanco de la colección de alianzas de Mora Efron 

Lia Terni también cree en que el oro ecológico debe ser el único que forme parte de nuestras vidas y tiene un colección de alianzas para parejas parejas comprometidas y atrevidas.


Lia Terni
Mora Efrom /Adoro mi oro

Otra opción es reciclar las joyas que ya no utilizas y usar este oro reciclado para hacer una joya nueva. En Adoro mi Oro puedes hacerlo. 

Sean cuales sean las  alianzas que elijas busca, exige y pregunta por oro procedente de una minería justa y un comercio justo

Traje del novio

Una vez más pedir prestado un traje o utilizar el que tienes en casa puede ser lo más ecológico y también económico. Si ellos también quieren llevar algo diferente pueden recurrir a alquilar un traje. En el caso de alquiler de chaqués y trajes, no tendrán problema pues es algo habitual.

Una flor en el ojal de Upcycled le dará un toque eco-chic.


Restaurante

El restaurante elegido debe cumplir una serie de características para que tu boda sea tan eco-friendly como buscas. 

1.- No utilizar vajilla de usar y tirar.
Me refiero a los aperitivos que se suelen servir antes de la comida o la cena. Normalmente usan vasitos o cucharas de plástico. Es preferible utilizar cristal o porcelana que se puede reutilizar.

2.-Alimentos de temporada y locales.
A la hora de elegir menú es importante pensar en los alimentos que estarán disponibles en esa época. Quizá pienses que una fruta exótica es un elemento original que ofrecer a tus invitados pero sé consciente de la distancia que va a tener que recorrer hasta llegar a tu plato. 

3.- El vino, ecológico
El vino que se sirva debe proceder de la agricultura ecológica es decir, cultivo basado en la utilización óptima de los recursos naturales cuyo principal objetivo es la obtención de vinos de gran calidad. Acuérdate de buscar la etiqueta de producción ecológica de la comunidad autónoma en la que se produce y la de la Unión Europea.







La decoración

Los centros de mesa, los detalles en los bancos de la iglesia o el lugar elegido para casaros, los carteles indicando donde se sientan los invitados... son pequeños detalles que hacen que una boda sea más acogedora aún. 

Si sois de los  “manitas” podéis optar por una decoración hecha por vosotros mismos en las que deben primar los elementos naturales y la reutilización. En el blog Mi boda DIY encontraréis inspiración para cada elemento que busquéis. 

Como por ejemplo estos carteles hechos en madera.


Carteles de madera: Mi boda DIY

O estos centros de mesa hechos con cartón. El tutorial también lo podéis encontrar en el blog Mi boda DIY.


Centros de mesa: Mi boda DIY

Para organizar a los invitados podéis usar unos tarros reutilizándolos como vasos. Tras poner el nombre de casa invitado en cada uno de ellos solo tenéis que poner una sombrilla o pajita con el número de la mesa en la que tiene que estar cada invitado.

Foto: Gabriel Ryan

Transporte de los invitados

Si es necesario el desplazamiento de invitados lo mejor es contactar con una empresa de autocares, de esta manera tus invitados podrán disfrutar del buen vino ecológico y se reducirá la huella de carbono por el transporte.

Regalos para los invitados

Para los regalos de boda que se dan a los invitados como recordatorio podéis ofrecer un donativo a una ONG, algo que seguro que resulta muy beneficioso para muchos. Organizaciones como UnicefIntermon OxfamMédicos sin fronteras tienen catálogos en los que se puede elegir el tipo de donativo que se quiere hacer.

Si os decantáis por regalos de boda ecológicos en Regalos ecology  o en Grupo Green market tenéis mucha ideas para elegir.

¿Y qué os parece una tote bag de algodón orgánico? Seguro que sirven para fomentar el uso de bolso de tela y dejar de lado las de plástico entre vuestra familia y amigos. 


Tote bag 


Viaje de novios 

El ecoturismo es la respuesta a tu viaje de novios soñado. Pero sobre todo antes de elegir el destino recapacita, ¿Vale la pena volar miles de kilómetros si solo tenéis pensado estar tumbados en una playa? Si crees que esos planes los puedes realizar en un lugar más cercano trata de no ir tan lejos, reducirás tu huella de carbono en el transporte.

Si viajas a otro país respeta la flora y fauna del lugar. No trates de llevarte recuerdos vivos ya que una planta sacada de su entorno puede convertirse en una planta invasora y provocar un gran daño ambiental.

Os recomiendo la web Viajeros Reverdes para acumular ideas y consejos.

Fotografías

Para mantener vivo el recuerdo de ese día tan especial, nada mejor que imprimir las fotos en un lienzo de cartón de reciclado por ejemplo en FotoIkatz.

Nota: todas las empresas y blogs nombrados lo han sido porque he considerado que encajan en la filosofía del blog y mis gustos personales, sin que en ningún caso haya recibido gratificación alguna por incluir su nombre en este post.
En Navidad os enseñé algunos regalos para esas fiesta, uno de ellos el colgante que hice con una pieza de la cadena de una bicicleta.

El colgante perfecto para las bicicleteras, aunque espero que les guste también a las que no os gusta montar en bici.



A partir de una cadena que ya nos servía y utilizando un tronchacadenas, quité un eslabón.


Tras limpiarlo bien y pintarlo de color dorado, solo hay que buscar una cadena dorada para poderlo utilizar.

­­­­­

Hace tiempo ya use una pieza muy parecida para hacer una pulsera, en ese caso no usé pintura de ningún tipo, es otra opción pero creo que en dorado le da un aspecto más formal. ¿no os parece?

Espero que a partir de ahora le veáis una parte positiva a tener que cambiar la cadena de la bici.

Esta entrada participa en la fiesta de enlaces de las Diogeneras

Si no quieres perderte nada puedes seguirme en Facebooktwitter instagram

Organizar uno de los días más bonitos de tu vida puede ser algo emocionante o una tortura.

Si además queremos que ese día sea lo más eco posible, puede ser convertirse en una pesadilla, bueno, la verdad es que no lo sé de primera mano pero sí sé que buscar la alternativa ecológica a muchos productos puede ser algo muy complicado.



Claro está que depende del tipo de boda que queramos, ya que para casarse solo hacen falta dos personas que se quieran. Todo depende del nivel de sencillez que busquemos. Pero por si quieres una boda sin renunciar a nada pero acorde a tus principios y tu forma de vivir, he decidido hacer una guía para para organizar una boda ecológica

Lo primero que necesitamos para celebrar ese día tan especial con nuestra familia y amigos es que estos se enteren del día del enlace. 

Invitaciones

Para anunciar el tan esperado enlace puedes recurrir a invitaciones de boda con papel reciclado. Hay muchos modelos y en MiniecogiftAzul sahara  puedes encontrar un montón de modelos.

Una opción para que tus invitados recuerden vuestra boda por más tiempo aún es entregar las invitaciones impresas en papel con semillas. Cuando los invitados planten los trocitos de papel verán nacer las plantas. En Vasara, la flor elegida son las margaritas. 

Invitaciones Azul Sahara/ Papel con semillas


Si no quieres gastar nada de papel puedes enviar tus invitaciones de manera virtual. En La Belle Cartel tienen muchas opciones para personalizar tu mensaje y tus invitados estarán a un clic de tu boda.

Vestido de novia

El vestido de ella es el secreto mejor guardado por todas las novias y donde se centran todas las miradas ese día. Para lucir un buen vestido de novia ecológico puedes decantarte por alguna de estas opciones.


Vestidos de novia de segunda mano
Si quieres practicar la economía circular nada mejor que un vestido de segunda mano. 

Puedes pedírselo a alguna amiga o familiar, lo que además te supondrá un gran ahorro. Si quieres tener más opciones en Vestidos Amados puedes encontrar vestidos que ya han sido amados y lo volverán a ser en tu boda. Y si te compras uno nuevo puedes darle otra oportunidad de lucirse vendiéndolo

Oxfam Reino Unido tiene vestidos de novia de segunda mano. Esperemos que pronto lleguen a España.

Vestidos antiguos 
Si te encantan los vestidos de novia vintage L’Arca es el lugar en el que puedes encontrar auténticas antigüedades textiles para presumir en el día de tu boda. La mayor parte de las telas y encajes son reciclados y proceden de vestidos del siglo XIX y principios del XX, aunque esto no impide que se adapten a la moda más actual.


Vestidos L'Arca

Alquilar el vestido de novia
Si no quieres comprar nada para solo un día puedes optar por alquilar el vestido de tu boda. En La más Mona,  Innovia, o Alquiler de vestidos de novia  puedes encontrar muchos modelos.

Hacerte tu propio vestido
Y si quieres un vestido único de verdad, pues coge las tijeras y échale valor para hacer tu propio vestido de novia, Marta, de 2nd Funniest Thing, nos enseña en un tutorial cómo hacer un vestido de novia de una manera muy sencilla. 


Vestido con mantel y sábana antigua: 2nd Funniest Thing


Flores

Un ramo de flores hechas con papel es siempre una buena elección, puedes inspirarte en este ramo hecho con hojas de libros para hacer las flores de Red Zebra Desigs. En este tutorial te enseñan cómo hacer estas rosas de una manera sencilla. 

Foto: Red Zebra Desings 

Si vives en una zona en la que puedes recoger flores tú misma, podrás tener un ramo de novia único. Este ramo hecho con espigas y lavanda me parece precioso. 

Foto: Raina Dawn Events

Zapatos

¿Zapatos de yute en tu boda? ¿Y por qué no? No hay nada mejor que una novia original y con personalidad a la hora elegir sus complementos. Estas por ejemplo son de Eduard Castillo, hechas con yute y materiales naturales y ecológicos de manera artesanal. 

Zapatos de Eduard Castillo

En Beyond skin  también podrás encontrar zapatos hecho a mano sin utilización de piel o productos derivados de animales. 

Los complementos

Si para la ocasión quieres estrenar pendientes o una pulsera de oro debes informarte antes de comprar. Como sabrás, el impacto de la minería es muy elevado. Las joyas de Amalena solo utilizan oro en cuya extracción no se ha usado mercurio ni cianuro y por lo tanto no ha contaminado el entorno

En Mora Efrom encontrarán collares, pendientes y pulsera: slow jewellery con grandes diseños.

Si quieres originalidad Upcycled es tu sitio, son joyas hechas con materiales recuperados (PET, cristal...) 


Mora Efrom/ Amalena/ Upcycled

Y para un toque romántico puedes recurrir una vez más a L'Arca porque además de vestidos únicos también disponen de velos, broches, abanicos, coronas... en definitiva cualquier complemento para ser la más admirada de todas las novias.


Tocado abalorios y plata antigua/Velo de encaje y tiara antigua
Pendientes de L'Arca/ Velo bordado con hilo de plata 

Peluquería y maquillaje

En los productos de peluquería y maquillaje, elige productos que presenten el certificado Ecocert, ya sea de cosmética ecológica o de cosmética natural.
  
Hay muchas tiendas de cosmética on-line en las que encontrarás productos para todos los gustos. Aquí te dejo el enlace a algunos lugares en los que puedes comprar cosmética ecológica:




Lencería

Y para lucir mejor que nunca al final del día también puedes mostrar tu lado más eco. Para ello elige tejidos naturales y evita el polyester, es un material plástico de reducida transpiración y te hará sentir incómoda.

En Do you green utilizan fibra de pino para la fabricación de prendas íntimas. Si prefieres el algodón orgánico en Maripuri tijeritas tienen muchos modelos.

En el próximo post te contaré más ideas para preparar una boda ecológica.

Nota: todas las empresas y blogs nombrados lo han sido porque he considerado que encajan en la filosofía del blog y mis gustos personales, sin que en ningún caso haya recibido gratificación alguna por incluir su nombre en este post.

Si te ha gustado lo que has visto y leído no dudes en seguirme en Facebook, Instagram y Twitter.

Como ya sabéis, y si no os lo digo yo, uno de mis objetivos para este año es reducir la cantidad de residuos que se genero. Si también es el tuyo te propongo 7 ideas  para reducir el consumo de plástico.



1. Utiliza jabón en pastilla en vez de gel y champú

Las pastillas de jabón no necesitan un envase plástico, normalmente y como mucho están envueltas en papel.



2. Usa las botellas de aluminio para beber fuera de casa y de cristal en casa

Cuando compras agua embotellada, la mayor parte del precio se debe al envase. Si además piensas en la cantidad de dinero y de plástico que vas a ahorrar no hay motivos a no beber el agua del grifo.

3. Utiliza el cepillo de dientes de bambú

Aunque creas que es un consumo de plástico muy pequeño piensa en la cantidad de cepillos de plástico que hay en el mundo. Los de bambú son biodegradables por lo que genera menos problemas.


4. Utiliza tarros de cristal en vez de tuppers de plástico para almacenar comida

Cada vez que compres un tarro de vidrio con mermelada, miel o de lo que sea, en vez de tirarlo (al contenedor verde) guárdalo porque puede ser muy útil. Así el día en el que te pases haciendo crema de verduras o que te sobre un poco de mahonesa ya tienes sitio para guardarlo.




5. Realiza tus propios yogures en vez de comprarlos

No es algo difícil, incluso puede hacerlo sin tener yogurtera y sin utilizar electricidad. Pero si crees que este método es complicado puedes recurrir a las yogurteras que hacen que sea un proceso muy sencillo.

6. Comprar a granel en vez de alimentos empaquetados

Cada vez que vayas a comprar, además de acordarte de llevar tus bolsas reutilzables, piensa en el  producto que te vas a llevar y si tiene una alternativa con menos envases. Es mejor esperar el turno en la carnicería que llevarse la típica bandeja de corcho de blanco con los filetes cortados.

7. Evita los alimentos precocinados o preparados

¿A vosotros también os ha pasado eso de estar en el súper y ver una ensalada ya hecha, cortadita y preparada para comer y que te entren ganar de cogerla y evitar hacer la cena? A mí sí, muchas veces, con ensaladas, pizzas, lasañas... la verdad es que parece difícil resistirse hasta que analizas lo que cuesta (en dinero) hacerlo en casa y lo que cuesta cada paquete de comida. Entonces te das cuenta de que pagas por el envase y que la comida que venden nunca tendrá tanto amor como la que preparas en casa.

¿Cuáles son tus cambios para reducir el consumo de plástico? Compártelos porque entre todos podemos hacer algo grande.

Si no quieres perderte nada puedes seguirme en Facebook, twitter o instagram
Ahora que viene los días de frío y apetece quedarse haciendo el típico plan de sofá, peli y manta os propongo modificar un pelín el plan por sofá, documental y manta. Si no sabéis por donde empezar aquí os dejo cuatro de ellos. 




No impact man

Si alguna vez has pensado que reducir tus residuos sería muy difícil te recomiendo este documental. Cuenta el proceso de adaptación y éxito de Colin Beavan en su objetivo de lograr no producir ningún impacto ambiental. Llegar al “impacto 0” no solo supone no producir ningún tipo de residuos, también implica renunciar a ascensores, transporte no impulsado por él mismo, televisión...

Para que quede claro que  llevar una vida más “eco” es posible para cualquier persona en este proceso también están implicadas y su mujer y su hija.

Blog 



Lolita: slave to entertainment

¿Te has preguntado qué hay detrás los delfines y orcas que se ven en los zoológicos? Este documental cuenta la cruel historia que existe detrás de cada uno de estos animales capturados para entretener a niños y mayores, una historia que preferimos no ver y que es movida por intereses económicos.

La verdad sobre las capturas de estos animales, a través de Lolita, una orca y su vida en el acuario y su posible devolución a una vida en libertad a través de la opinión de expertos y activistas en este documental que muestra la cara oculta de los espectáculos acuáticos.




Usar, comprar, tirar

Sé que este documental ya tiene unos años, pero es que no me puedo resistir a incluirlo en la lista. El documental trata sobre la obsolescencia programada, es decir el propio fabricante determina el periodo en el que el aparato va a funcionar. Seguro que muchos de vosotros ya lo habéis visto y como yo, entendisteis muchas cosas sobre las empresas y su manera de hacer negocio. Luchar contra la obsolescencia programada es difícil pero no imposible y afortunadamente ya hay países en los que se está combatiendo desde un punto legal.



The story of stuff

The story of stuff es más que un documental, es un movimiento que además de documentales, y recursos de aprendizaje constituye en sí una línea propia que busca la colaboración de cualquier persona interesada en lograr un mundo más justo. 

A partir de diversos documentales con una estética similar y que versan sobre distintos temas nos ofrece una visión más amplia de temas corrientes.




Si queréis más documental para ver os recomiendo este post de Esturirafi, en el que también nos recomienda documentales sobre ecología.

Si no quieres perderte nada puedes seguirme en Facebooktwitter instagram
La economía circular es la alternativa al sistema lineal que consiste en producir, consumir y tirar.  En este sistema los desechos son acumulados con el consecuente deterioro del entorno y desaprovechamiento de materiales.




La economía circular se basa en que los residuos se consideran un recurso pasando a formar parte de nuevo de la cadena de producción. Así no solo se logra reducir los residuos sino que también se evita la extracción de materias primas.


Y tú dirás, todo esto está muy bien pero ¿qué puedo hacer yo?

Mucho, con cada compra y tus acciones das tu voto al tipo de economía que quieres. Hay muchas cosas que podemos hacer para cambiar la forma en la que se produce todo lo que consumimos. Como por ejemplo, puedes llevar a cabo alguna de estas acciones. 

- Utilizar las tiendas de segunda mano. Ya sea llevando lo que ya no utilizamos o comprando allí.

- Reparar los aparatos antes de comprar nuevos. A pesar de que la obsolescencia programada nos lo ponga difícil a veces.

- La opción del freeciclaje es siempre buena idea para aquellas cosas que no les damos uso. ¿No sabes lo qué es? Pulsa aquí.

- Elegir productos de comercio justo (busca el sello fair trade).

- Reducir los envases en los productos que compramos.

- Utiliza productos que han sido fabricados con materiales reciclados, de esta manera ayudas a avanzar todos los emprendedores que buscan nuevas técnicas de reciclaje.

- Donar las cosas que no utilices y estén en buen estado, en el caso de que no quieras utilizar la opción de las tiendas de segunda mano.

En definitiva, alargar la vida de la materia que utilizamos al máximo, pensar en el valor que puede llegar a tener todo lo que usamos antes de desecharlo.

Y vosotros ¿qué tipo de economía queréis? y lo más importante, ¿qué vais a hacer para lograrlo?

La gran parte de nuestras compras son alimentos, de ahí la importancia de tener en cuenta lo que consumimos y la huella ecológica que producen estos alimentos. El transporte de estos alimentos muchas veces supone un gran impacto, mayor que su producción.

Los productos kilómetro 0 son aquellos que hasta llegar a tu plato han viajado menos de 100 km.


Las ventajas

Las ventajas de consumir alimentos de Km 0 son varias, entre las principales:

1.- Al haber menos intermediarios el reparto de las ganancias es más justo.
2.- Se reduce las emisiones de CO2 producidas en el transporte de mercancías.
3.- Al elegir estos productos ayudas a la economía local.

¿Cómo saber del origen de los productos?

Si bien actualmente no existe una etiqueta ni un sistema que identifique a los alimentos Kilómetro 0, este es un tema que la Unión Europea ya consideró a principios del año pasado.

Para conocer el origen de los productos que llegan a nuestra mesa es necesario que aparezca en la etiqueta, algo que, por desgracia, no siempre sucede.



¿Dónde comprar productos kilómetro 0?

Para encontrar este tipo de productos hay varias opciones: se puede recurrir a los mercados locales, donde los intermediarios no existe o bien son pocos, eliminar de nuestra dieta ciertos productos, en general ciertos tipos de fruta que por su características no son producidas en el clima en el que vivimos y analizar la información presente en las etiquetas relacionada con el origen de los alimentos.

Cuando se opta por comer fuera de casa también podemos tener en cuenta este tipo de productos a través de los restaurantes kilómetro 0 o platos kilómetro 0 en el que la mayoría de sus ingredientes han viajado menos de 100 km.

Puede que llegar a tener una alimentación con productos de proximidad sea complicado, sobre todo en algunos lugares, y que esta alimentación sea variada más aún, pero este tipo de alimentos ayudan a que exista una justicia alimentaria.

Tomar conciencia del impacto y coste que tiene estos productos en el lugar en el que se generan es el primer paso cambiar las tragedias que se producen en diversas zonas debido a la alimentación que se consume a muchos kilómetros de donde se producen.

Más información
Alimentos kilométricos (Amigos de la Tierra)
INFORME DE LA COMISIÓN AL PARLAMENTO EUROPEO Y AL CONSEJO sobre la conveniencia de establecer un sistema de etiquetado para la agricultura local y las ventas directas
Hacer listas al terminar el año, es algo que parece inevitable, en los telediarios hacer una revisión de las celebridades que han desaparecido en este año y también de los que han aparecido (El pequeño Nicolás no va a faltar en esta última ;) ) y yo también quiero hacer una lista de los post, de otros blogs, que más me han gustado este año a sabiendas que seguro que me dejo alguno por el camino. ¡Allá voy!

Por las fechas que son voy a empezar con un post-regalo del blog Tres Arándanos. Para celebrar el post número 100 nos regaló un cuento ilustrado muy muy bonito sobre la importancia de controlar nuestros residuos. Un bonito cuento, con moraleja incluida y curiosas ilustraciones. 
Y sin cambiar de tema pero sí cambiando de forma me voy a otro gran post que escribió no hace tanto tiempo Alberto Vizcaíno López (o solo alvizlo). Titulado más mentiras sobre el reciclaje, me gusta sobre todo porque plantea la necesidad de pensar un poco más allá del - Eh! Que yo reciclo. No me entendáis mal, separar residuos es muy importante pero ya es hora de ser más ambiciosos en el ámbito de los residuos, mucho más ambiciosos. 

Y por original, se merece un puesto en esta lista el post del blog el nido de mamá gallina en el que con unas piedras hacía un cactus. Me pareció una idea muy bonita y he de confesar que desde entonces vivo con ganas de encontrar las piedras adecuadas u otro material para poder hacer algo similar.


Imagen: El nido de mamá gallina
Y para terminar un post que simplemente consiste consiste en una imagen. Ver los residuos de 4 meses de una persona y que quepan en un tarro, es algo que no te puede dejar indiferente. El blog Trash is for Tossers es el responsable de esta imagen y Lauren Singer es la persona que ha sido capaz de reducir sus residuos hasta ese extremo.


Imagen: Trash is for Tossers

Y a vosotros, ¿Cuáles son los que más os han gustado?