La semana pasada os hablé de los hábitos que podíamos crear para llevar una vida más sostenible. Y aprovecho para daros las gracias por todos las ideas y opiniones que aportasteis. En ese post os adelanté que esta semana tocaba la otra cara, eliminar esas costumbres que no benefician en nada al planeta. Como siempre, me encanta que me contéis qué hábitos queréis eliminar vosotros de la vuestra.



Tomar café (o cualquier bebida) en envases de usar y tirar
Café o refrescos, da igual lo que sea, pero tómalos en un vaso de verdad. Los refrescos o el café take away en vasos de plástico son residuos que son 100% evitables y que rara vez se depositan en el contenedor adecuado para que se reciclen. Por eso, siempre, siempre, siempre usa un vaso o un termo para estas bebidas, el planeta te lo agradecerá.

Comprar productos sobreempaquetados
Hay muchos ejemplos, aunque en los últimos días he visto cosas tan estúpidas como chorizo cortado y metido en plástico o cuatro rodajas de pimiento empaquetadas en poliestireno. Creo que no hace falta ni explicar por qué es tan importante evitar del todo cualquiera de esas compras. 

Dejar los aparatos en stand-by
Ese pilotito rojo (o del color que sea) delata que el aparato en cuestión no está apagado del todo y, por tanto, que sigue consumiendo energía. Son vampiros de energía que debes eliminar de tu casa, el trabajo o de allí donde los encuentres.

Usar productos con aceite de palma
Aunque es difícil estar al tanto de todos los productos que contienen aceite de palma, sí es importante ir eliminando de tu lista de la compra aquellos que usan este aceite. En muchos casos, la obtención de este aceite es responsable de la deforestación de zonas y de la creación de monocultivos. 

Usar pañuelos de papel
Aquí reconozco que fallo, estoy tan acostumbrada a los clínex que no soy capaz de empezar con los de tela. Pero como siempre he pensado que contar las cosas que quieres conseguir ayuda a lograrlas, desde ya os digo que lo voy a seguir intentando. Ya os contaré mis progresos en este pequeño gran tema.

Y hasta aquí las entradas sobre los hábitos a crear y a olvidar de nuestras vidas, espero que esta semana también me deis ideas tan buenas como la semana pasada.
Varias veces he escuchado que para crear un hábito tienes que repetir el gesto que quieres incorporar a tu vida durante 21 días. En teoría, después de ese tiempo el gesto queda interiorizado y forma parte de esas cosas que ya no tienes que pensar para hacerlas, se han convertido en un hábito.



¿Mi opinión personal? Creo que se necesita mucho más tiempo, cada persona tiene un ritmo distinto, pero por algo hay que empezar. 

Hoy te propongo 5 gestos que puedes proponerte convertirlos en hábitos. La semana que viene te propondré otros 5 que puedes plantearte eliminar de tu vida. 

Mi consejo para ayudarte a lograr estos objetivos es pensar en la meta. Por ejemplo, calcula la cantidad de plástico (o dinero, si te motiva más) que ahorras cada semana o cada mes que evitas comprar una bolsa o una botella de plástico. Buscar elementos o herramientas que nos gusten también ayuda, busca una buena botella reutilizable usa un cubo fácil de transportar para recoger el agua de la ducha..., cuanto más fácil te resulte hacer "la tarea", menos te costará hacer un hábito de ella.


Lleva siempre una bolsa contigo. 
Seguro que cuando decides ir a comprar ya llevas unas cuantas para evitar que te den esas bolsas que tan poca vida útil tienen, pero yo te recomiendo que lleves siempre una contigo, aunque sea pequeña y aunque no tengas pensado ir a comprar. La razón de que insista en esto es  sencilla, seguro que te ha pasado varias veces: sales a la calle y de pronto te acuerdas que necesitabas champú, sal o cualquier cosita pequeña. Ahí está la bolsa que te llevas a casa y que acabará en la basura al poco tiempo, por eso te recomiendo que metas una bolsa en tu bolso, no ocupará mucho y evitará usar bolsas que no quieres.

Utilizar botellas reutilizables
Desde hace tiempo llevo la misma botella de aluminio al trabajo, allí hay máquina de agua a precio de 0,60 € ¡La de dinero y plástico que he ahorrado gracias a la botella! Si tú también eres de esas personas a las que les gusta beber de vez en cuando, te aseguro que te acostumbrarás enseguida y no te arrepentirás cuando veas todo lo que ahorras.

Fijarte en las etiquetas de los productos que compras
Ya sé que hay un montón, la del certificado FSC en la madera y papel, la de la pesca sostenible o MSC, y un montón de pictogramas. Pero cada compra es un voto, así que si quieres que tu dinero vaya de acorde a tus principios, no te queda otra que dedicar unos minutos a mirar esos “dibujitos” que tanta información dan.

Recoger el agua en la ducha
Mientras esperas a que salga agua caliente hay mucha agua que se desperdicia así que es mejorque la recojas. Solo necesitas un barreño o simplemente el cubo de la fregona para después utilizar el agua para algo más. Para fregar el suelo, por ejemplo, o para tirarla por el wáter en vez de tirar de la cadena. 

Recoge basura en la playa o en el campo
No me refiero a que vayas al campo o a la playa solo para recoger la basura que otros dejan, pero sí que dediques un tiempo a recoger lo que encuentras. La razón es muy simple, primero limpias un poco el planeta, tomas conciencia de los residuos que hay debido a nuestro estilo de vida y por último, si tomas una foto y la subes a las redes sociales puedes hacer que otros tomen conciencia de lo poco necesarias que son algunas de nuestras compras y del daño que producen.

Esta es mi propuesta de los 5 hábitos para llevar una vida más sostenible. ¿Cuáles son tus trucos para crear buenos hábitos? ¿Qué hábito añadirías? ¿Qué hábitos sostenibles tienes ya?

Esta semana se celebra el Día de la Tierra, más concretamente el día 22 de abril, en realidad es un día como otro cualquiera, no hay que hacer nada especial o por lo menos eso pienso yo, entonces ¿Para qué sirve el día de la Tierra? En el día de la madre o del padre hacemos cosas especiales, un regalo, pasar más tiempo juntos… algo para demostrar que les queremos, aunque ellos ya lo sepan y se lo demostremos todos los días con otros detalles. Así que, ¿qué hacemos el día de la tierra? Se supone que deberíamos cuidarla todos los días, o más nos vale que lo hagamos ya que dependemos de ella, y ¿qué podemos regalarle? 




Yo te propongo 4 regalos, pero no que debas hacer a la tierra, más bien regalos en nombre de la tierra que puedes hacer a esa persona que tiene de todo y que hace que te comas la cabeza cada vez que llega su cumpleaños. 

Regala un árbol o una colmena

Sí, aunque te parezca extraño. No tienes por qué llevarte el árbol a casa, y mucho menos la colmena. Actualmente existen diversas plataformas en las que puedes ayudar al desarrollo del medio rural mediante por ejemplo: Apadrinar un olivo,  un cerezo, regalar un árbol o una colmena. Seguro que es el regalo más original.

Ruta de senderismo

Ya sabes que ir al campo tienen muchos beneficios y que no necesitas un motivo especial para hacerlo. Así que si quieres ser original, cálzate una buenas botas y planifica una ruta bonita. Por supuesto, asegúrate de que la que eliges está adaptada a ti y a la persona que va contigo: nivel de exigencia física, duración, estación del año y equipamiento necesario. 

Regala un picnic en un parque

Es uno de los regalos más sencillos y también unos de los más divertidos. Solo tienes que hacer comida que puedas llevar fácilmente, una manta para sentarse en el parque y por supuesto buscar una zona agradable en la que pasar un rato, no tienes porque ir muy lejos seguro que en tu ciudad hay algún parque en la que puedes pasar la tarde.

Regala una visita a un museo de ciencias

De esta manera pasarás un día especial en el que podrás aprender muchas cosas además crear conciencia sobre la importancia de conservar la naturaleza. Si no quieres ir a un museo, también puede ser una exposición de fotos, una charla, alguna actividad ambiental, ¡Siempre hay muchas actividades para elegir!

¿Qué regalos harías tú en nombre de la tierra? ¿Alguna vez te han regalado algo así?

Os voy a confesar una cosita, desde hace unos meses estoy a la caza y captura del piso perfecto. ¿Has tenido que buscar piso alguna vez? Si es así, ya sea de alquiler o comprado, sabrás que es una auténtica odisea. Compara el precio, fíjate en la zona, ese no, que no tiene ascensor y aquel de allí menos que mira que habitación tan pequeña.... ¡ufff!!. Y cuando encuentras algo que más o menos se adapta a precio y gusto viene lo de fijarse en la etiqueta energética del edificio, que ya es la guinda del pastel de cualquier buscador de pisos que se precie. 




Así que esta pequeña guía sobre la certificación energética va por todos aquellos, entre los que me incluyo, que se merecen un respiro en la búsqueda del piso ideal. 

¿Qué es?
Es el certificado que indica cuál es el consumo energético expresado en kW/h  y las emisiones de CO2 del inmueble expresado en Kg de CO2 durante un año.

¿Qué se tiene en cuenta?
Para hacer las estimaciones de consumo se tienen en cuenta la energía necesaria  para calentar o refrigerar la casa, para la iluminación y para el agua caliente, contando con las características de  la envolvente térmica, instalaciones térmicas y de iluminación, condiciones normales de funcionamiento, condiciones de confort térmico y tipo de energía utilizada. También se tienen en cuenta las características de la zona en la que se encuentra el piso, no es lo mismo Burgos que Sevilla. 

¿Por qué es importante tenerla en cuenta?
Este certificado y la etiqueta que lo acompaña puede darte una idea de lo que vas a gastar en la climatización e iluminación del piso, una estimación de los kWh/año consumidos y los Kg CO2/año que emite el inmueble. Así que a la larga, cuanto más eficiente sea, menores serán las emisiones que genere y menos dinero gastarás para la climatización e iluminación. 

¿Para qué sirve?
Sobre todo sirve como medida de transparencia hacia los futuros compradores o personas que alquilen un piso, ya que les ofrece una estimación de los gastos que van a tener mientras estén viviendo allí. Por otra parte, es una medida que hace más atractivos los inmuebles más eficientes y fomenta las reformas que reducen la huella de carbono.

¿Cuánto dura el certificado energético de una vivienda?
10 años.


¿Cómo se clasifica?
El certificado energético se representa o se esquematiza en la etiqueta energética. Es parecida a la que puedes encontrar en electrodomésticos y también va de la A a la G, siendo la A el máximo de eficiencia y la G lo menos eficiente o  menos limpia.

¿Es obligatoria?
La aportación de información sobre la certificación de la eficiencia energética es obligatoria desde junio de 2013. Es decir, que si compras o alquilas un piso, tienes derecho a conocer la información relativa a la eficiencia energética del mismo. Y ojo, que si alquilas o vendes piso, también tienes que aportar el certificado energético, pudiendo ser considerado falta grave en el caso de que no se aporte.

¿Se puede modificar?
Medidas sencillas como mejorar el aislamiento de ventanas puede suponer un mayor ahorro energético o el cambio a energías que generen menos CO2 puede suponer un cambio en la letra que refleja el certificado energético.

Espero que si estás en mi misma situación esto te haya servido de ayuda y que encuentres esa casa ideal lo antes posible.

Hoy es fiesta en mi ciudad. Hoy en Salamanca celebramos el lunes de aguas. Es una festividad muy curiosa por lo que celebra. Para resumir diré que la historia viene de lejos, cuando antiguamente las prostitutas se iban de la ciudad durante la cuaresma y volvían el llamado lunes de aguas, después de semana santa. ¿Cómo te quedas? Seguro que te parece rarísimo que se celebre algo así, pero en fin, esta es mi ciudad. 

Que te cuente esto es porque en Salamanca este día se pasa en el campo. Cuando yo era pequeña, era un día en que cogíamos la nevera portátil y la bici y salíamos con mis padres a pasar el día en algún encinar cercano, al igual que hacíamos algunos fines de semana cuando llegaba el buen tiempo. Y vistos los beneficios de pasar tiempo en la naturaleza, creo que era una buena forma de pasar el tiempo libre.


Os pongo una lista de algunos de los beneficios:

Beneficios para los niños


Termorregulación. Cuando somos pequeños, nuestro cuerpo aprende a regular la temperatura, tanto cuando hace calor como cuando hace frío. Si los niños pasan mucho tiempo en el interior, a una temperatura más o menos constante, esta capacidad no se adquiere de la misma manera que si pasan tiempo en el exterior.

Menos infecciones respiratorias. Varias de estas enfermedades respiratorias están relacionadas con pasar mucho tiempo en ambientes con altas concentraciones de ácaros y polvo.

Fomenta el ejercicio físico. La obesidad infantil se está convirtiendo en una de las enfermedades más comunes, en parte se debe a los malos hábitos alimenticios y al sedentarismo. Hacer ejercicio en la naturaleza puede ayudar a combatirlo.

Conciencia ambiental. El contacto con la naturaleza es la base para desarrollar el respeto por el planeta.

Fomenta la creatividad. Muchos de los juegos que más gustan a los niños de ahora ya se lo dan todo hecho. En un ambiente natural, la imaginación es la que toma el control en los juegos.

Mejora la vista. Puede que esto te suene raro, pero estar tanto tiempo frente a pantallas y en entornos cerrados es una de las causas de que existan cada vez más casos de miopía, así que dale un respiro a tus ojos.

Beneficios para adultos y pequeños


Relajación. Pasar un momento sin ruidos de coches, móviles, tan solo escuchando un río, las hojas de los árboles que caen o los pájaros… ¿A que suena relajante?

Ser más sociables. Una oportunidad para ser más sociables. En un entorno sin wifi ni conexión a internet, seguro que dejáis (dejamos) de mirar el móvil y empezamos a mirar a los que nos están hablando.

Cooperación. Ir al campo con amigos y que cada uno se encargue de una parte de la comida o la bebida es algo muy común que conlleva colaborar y poner lo mejor de ti para agradar a los demás.

¿Te parecen buenos motivos? Espero que disfrutes de tu próxima salida a la naturaleza.
Para celebrar el Día Internacional de los Bosques tenía pensado hacer una entrada contando todos los recursos que obtenemos de ellos. Después he pensado que sería mejor hacer un repaso de todas las cosas que nosotros podemos hacer por los bosques. Como verás son muchas, además la mayoría de ellas las puedes hacer desde casa.



Esta lista es solo una parte, y espero que sea completada entre todos, ¡Seguro que se te ocurre algo!

7 acciones para cuidar los bosques desde tu casa

Buscar la etiqueta FSC. Es la etiqueta que demuestra que los productos han sido obtenidos de bosques gestionados de una manera responsable. Si quieres más información puedes encontrarla aquí.

Reduce, reutilizar y recicla el papel. No malgastes el papel, utilízalo por las dos caras y después deposítalo en el contenedor adecuado. También evita embalajes innecesarios y recicla todos los elementos de cartón o papel al final de su vida útil.

Comprar papel con certificado. Hay muchos tipos de papel, ecológico, reciclado, con certificado FSC… Para saber bien lo que compras y elegir el papel más acorde con tus principios ponte al día con los sellos que aparecen en los folios. Puedes encontrar más información aquí.

Regala un árbol.  Si quieres hacer un regalo original o simplemente tener un gesto con el planeta puede que regalar un árbol sea lo más fácil. Hay empresas que lo plantan por ti.

Revisa tus compras y evita el aceite de palma. El aceite de palma es uno de los aceites cuyo uso más ha crecido mucho en los últimos años, el problema es que muchas de las zonas que se usan para su producción eran antes bosques tropicales. Este aceite se puede encontrar tanto en comida como en productos cosméticos, por lo que tendrás que tener los ojos bien abiertos.

Comparte tus libros. Tenerlos en estanterías sirve de muy poco, una buena opción es intercambiarlo o utilizar algunas de las plataformas de bookcrossing o libros libres.

Utiliza el buscador Ecosia. Este motor de búsqueda usa el 80% de los beneficios obtenidos en publicidad para plantar árboles en Brasil. Así que sin ningún esfuerzo podrás colaborar a la reforestación de este país.

5 acciones para llevar a cabo en el bosque

No dejes nada en el campo. Por supuesto, nunca dejes cristales u otros elementos susceptibles de provocar un fuego. Tampoco dejes residuos como restos de comida, ni visibles ni enterrados. Existe la creencia que dejar residuos orgánicos bueno para bosque ya sirve de abono pero ¿Te gustaría encontrarte parte de la merienda de los que estuvieron allí el día anterior cuando llegas al campo? Probablemente no, además, incluso si lo entierras, suele ser desenterrado por la fauna silvestre.

Si plantas un árbol que sea el adecuado. Plantar un árbol puede ser algo muy bonito y una de esas cosas que dicen que hay que hacer en la vida, eso sí, asegúrate de que la especie es la adecuada. También puedes participar como voluntario en alguna de las acciones que llevan a cabo asociaciones para reforestar ciertas zonas.

No hagas fuego en el bosque. En ningún lugar. Ni siquiera en zonas acondicionadas para ello, del 1 de junio al 1 de noviembre, es mejor que lleves ya la comida preparada de casa y evites cualquier tipo de actividad que implique fuego.

Avisa a las autoridades de zonas de vertido de residuos. Suelen ser causa común de incendios y la única forma de evitarlo es retirarlos de lugar en el que estén.

Ten precaución por donde conduces. En las fechas de máximo riesgo, del 1 de junio al 1 de noviembre, si el tubo de escape está caliente puede provocar incendios al entrar en contacto con hierbas secas. Evita salirte de las carreteras o caminos despejados.

¡Ahora te toca a ti, cuales son tus ideas!
Como ya os conté hace unas semanas, el día 22 es el día internacional del agua. El tema de este año es “Agua y trabajo”. En aquel post os dije que dedicaría otra entrada para hablar de mi trabajo y el agua, y explicar qué es la huella hídrica y el agua virtual.



La huella hídrica tiene en cuenta la totalidad de agua dulce usada, de manera directa e indirecta, en una actividad o producto.

Para explicar qué es el agua virtual voy a dar un rodeo fijándome en todo lo que puedo usar en un día de trabajo.

Yo trabajo en una biblioteca de ciencias de una universidad española. Aunque pueda parecer que mi trabajo nada tiene que ver con el agua, vamos a buscar el agua oculta que hay en un día.



Empezaré por lo más básico, es decir, asearse para ir a trabajar. Después, la electricidad necesaria para la iluminación y funcionamiento de los aparatos eléctricos que uso a diario para desarrollar mi trabajo, energía obtenida en parte a través de centrales hidroeléctricas.

En cuanto a la ropa y calzado, hay que resaltar que la industria textil es una de las industrias que más agua consume, principalmente en la elaboración y tinción de los tejidos. 

Como ves, la mayoría del agua consumida es invisible a nuestro ojos. Es lo que se llama agua virtual, ya que está “escondida” en los productos que consumimos y usamos a diario.

La cantidad de agua consumida de manera directa e indirecta es muy diferente en los países desarrollados y en los no desarrollados. Como ves la diferencia entre el agua consumida por una persona en Europa y en África es notable.



Tanto los conceptos de huella hídrica como de huella virtual sirven para evaluar la eficiencia con que el producto ha sido producido y establecer mejoras.

¿Conocías el concepto de agua virtual? ¿Cómo crees que puedes ayudar a reducirla? 

El próximo día 8 de marzo se celebra el día internacional de la mujer y este día me ha parecido la excusa perfecta para ofrecer, desde este modesto espacio, un pequeño homenaje a todas las mujeres que han luchado para que el planeta sea un lugar un poco mejor, tanto a nivel ambiental como a nivel social. Solo he incluido a las que en mi opinión marcaron un antes y un después en la conservación e investigación de ciertas zonas, especies o la naturaleza en general. 



Como veis, las descripciones son muy breves, cada una de ellas necesitaría muchas palabras para ser descritas, pero he adjuntado algunos libros o documentales en los que podéis encontrar más información. También he querido adjuntar algunas frases de estas grandes mujeres que seguro que nos ayudan a todos a reflexionar.

Rachel Carson

Probablemente es la mujer más influyente en materia de medioambiente. Autora de La primavera silenciosa, libro que no solo provocó que se tomara conciencia del abuso de los pesticidas e insecticidas, sino que generó la aparición de la conciencia ecologista. A pesar la gran influencia que ha tenido y seguirá teniendo este libro, en su época fue muy criticado y ella fue tachada de alarmista. 

Qué leer: "La primavera silenciosa"

Jane Goodall

Etóloga y primatóloga, es conocida por ser una defensora de los animales y de su bienestar. Fundó el Instituto Jane Goodall, desde el que se realizan investigaciones y se promueve la conservación de especies. De este instituto destaca el programa educativo Roots and Shoots destinado a jóvenes de todo el mundo.

Qué leer: "Jane Goodall, la amiga de los chimpancés" (libro infantil)
Qué ver: El viaje de Jane

Dian Fossey

Esta zoóloga dio, de manera literal, su vida por la investigación y protección de los gorilas. A través de su libro Gorilas en la niebla narra el comportamiento de estos animales y desmitifica algunas de las características que en principio habían sido atribuidas a ellos.

Qué leer: "Gorilas en la niebla"


Wangari Maathai

Conocida como Mujer Árbol, además de una activista ambiental fue una activista política. Fundó el Movimiento Cinturón Verde que reforestó varias zonas de África, mayoritariamente en Kenia, una auténtica barrera verde que proporciona recursos a miles de personas. 

Qué leer: "Movimiento cinturón verde"
Esta es mi pequeña lista de mujeres, inteligentes, valientes y luchadoras. ¿Las conocías a todas? ¿Incluirías alguna más en ella? ¿Te han hecho reflexionar las frases? Cuéntame lo que opinas de ellas o del día internacional de la mujer en general, ¡este blog está hecho para intercambiar opiniones!
La semana pasada me escribió una amiga para comentarme que todavía no tenía claro cómo reciclar las cápsulas de café, y con un lío de si son envases o no son envases, dónde tirarlos o si se pueden llevar a algún sitio. Esta confusión me parece bastante razonable, pues cada una de estas cápsulas sigue un proceso diferente a la hora de su tratamiento, y la información es difícil de encontrar en la web y en los paquetes de cápsulas ni siquiera viene un apunte de qué se debe hacer.



La verdad es que yo no tomo café de ningún tipo, así que este es un tema que del que solo me he informado para incluirlo en blog. Pero me parece normal que tanta gente tenga estas dudas, por lo poco que informan las empresas de qué hacer con las cápsulas.

Preguntando a varios conocidos que utilizan cafeteras de cápsulas sobre si recuerdan haber visto información sobre qué hacer o dónde tirar estas cápsulas en los envases que compran, la mayoría no recordaba haber leído nada. Y después de comprobarlo debido a mi insistencia, todos a los que pregunté me dijeron que esa información no aparecía por ningún lugar. (Por cierto, muchas gracias a todos los que un viernes por la tarde se molestaron en mirar esta información).

En las páginas web de varias empresas cómo Nespresso o Dolce Gusto sí tienen información on-line para saber que hacer con sus cápsulas y han establecido sistemas de recogida. Algo es algo.



Si quieres conocer la forma más ecológica para hacer café deberías decantarte por el sistema que produzca menos residuos, como es el caso de la cafetera de émbolo que no usa ni siquiera filtro de papel y consume poca energía. En el caso de usar otros sistemas, recuerda que el café y el filtro se pueden depositar en el contenedor de materia orgánica. 

Si tienes ya la máquina de cápsulas, recuerda que existen cápsulas que puedes reutilizar, es decir, que son rellenables con el café que tú tengas e incluso hay algunas que son biodegradables con café de comercio justo, como  por ejemplo las de Alternativa 3.



Si no son biodegradables, te reenvío a este post que escribí hace tiempo y en el que hablo de cómo tratar estos residuos dependiendo de la marca y del tipo de cápsulas. Y así, por lo menos, hacer que los materiales de tus cápsulas se reciclen. 

¿Cómo haces tú el café? ¿Cómo intentas reducir el impacto ambiental de tu taza de café?
El próximo día 22 de marzo se celebrará  el día Internacional del Agua. Este año tiene la temática se centra en “Agua y trabajos”, algo muy lógico teniendo en cuenta que prácticamente todos los empleos necesitan agua para desarrollarse y 1500 millones de personas tienen puestos de trabajo relacionados directamente con el agua. Dentro de este grupo, aproximadamente 1000 millones de personas se dedican a la ganadería, la pesca y la silvicultura, trabajos en los que el agua es esencial para su desarrollo, y  por tanto, para la alimentación de la población mundial.


Norte y Sur


Como en otros muchos aspectos, las diferencias en la obtención, calidad y uso del agua en los países desarrollados y en los no desarrollados es muy amplia. 

Nuestra agricultura cuenta, en la mayoría de casos, con estructuras para la canalización del riego que facilitan el trabajo de estos profesionales permitiendo optar por cultivos más productivos debido a la gran disponibilidad de agua, en ocasiones estas cantidades de agua son obtenidas a base de la sobreexplotación de acuíferos. En los países en vías de desarrollo, los agricultores solo tienen la posibilidad de hacer cultivos adaptados al clima, los cuales pueden  verse perjudicados por sequías, sin que los agricultores puedan hacer nada para evitar sus pérdidas.

Para nosotros conseguir agua potable es tan sencillo como abrir un grifo pero en muchas ocasiones, en países en vías de desarrollo, la obtención del agua es un trabajo en sí. Esta tarea suele recaer mayoritariamente en mujeres o niñas que se ven obligadas a recorrer grandes distancias para conseguir agua potable para su familia en condiciones climáticas extremas. 


Trabajo, enfermedades y agua


Según la ONU, cada hora 38 trabajadores mueren por una enfermedad relacionada con el agua o lo que es lo mismo, más de 332.000 trabajadores cada año mueren por este tipo de enfermedades. Esto se podría solucionar con mejoras en el saneamiento del agua. Algunas de estas enfermedades son cólera, diarrea, malaria o denge. Una vez más, las comunidades más afectadas por estas enfermedades son aquellas presentes en países cuyas infraestructuras y canalizaciones son inexistentes o precarias. 

Estos son los datos mundiales y generales sobre el trabajo y el agua, pero creo que no es necesario decir que el agua es indispensable para todo, también para cualquier trabajo, esté o no relacionado con el agua. Mi trabajo, el tuyo cualquiera, y también los productos que usamos cada día tienen detrás una huella hídrica, pero eso será el tema de otra entrada.

¿Trabajas en un sector relacionada con el agua? ¿Conoces a alguien que lo haga? Háblame de tu experiencia y de cómo crees que están tu trabajo y el agua relacionados.