¿Quinto contenedor? Espera, espera, espera... el verde, el amarillo, el azul y el otro, el gris. A mí solo me salen 4. ¿Cómo que quinto contenedor? Claro, esto es lo que pasa cuando vives en una ciudad en la que no se recoge de manera selectiva la materia orgánica: oigo hablar de quinto contenedor y me suena a marciano. Pero sí, ese contenedor existe, que me lo han dicho a mí. Si a ti tampoco te suena de nada este contenedor, hoy te hago un resumen muy corto de qué es y qué supone este contenedor, porque nunca se sabe cuándo lo pueden implantar en tu ciudad.




En este contenedor, que suele ser de color marrón, solo se debe depositar materia orgánica. Es importante no confundir con el contenedor de resto, que suele ser de color gris. En el contenedor de materia orgánica solo deben ir restos de comida (tanto animal como vegetal), restos de plantas, productos como corcho, pieles de frutas, cáscaras de huevos, posos de café (en el caso de que no quieras reutilizarlos), infusiones (con la bolsa incluida), restos de mariscos, restos de la poda o el césped.

Y nunca se deben tirar cosas como pelo, pañales, excrementos de animales, cenizas, uñas, polvo. Estos elementos sí se pueden depositar en el contenedor gris o de "resto".

Respecto a la forma de usarlos, en algunos municipios existe la obligación de usar bolsas biodegradables para depositar los residuos en el contenedor, en otros piden que no se usen bolsas de plástico ni de ningún tipo.

La forma de recogida también puede ser diferente en cada comunidad autónoma o incluso en cada provincia. En algunos puntos de nuestra geografía se realiza el sistema de recogida puerta a puerta (PaP). Este sistema se utiliza en municipios no muy grandes, en los que cada día de la semana se establece la recogida de un tipo de residuo.

En otros lugares el acceso a este contenedor se realiza con una tarjeta, de esta forma se evita la presencia de residuos impropios, promoviendo el uso de las personas que realmente están realmente comprometidas con la separación de residuos.



Los residuos orgánicos se destinarán después al compostaje o la biometanización. A partir de compostaje se obtendrá compost que servirá para mejorar la fertilidad del suelo en jardines, parques o zonas en rehabilitación. Mediante el proceso de la biometanización se obtendrán metano y residuos orgánicos estables. 

Si en tu ciudad no existe este contenedor, puedes intentar hacer tu propio compost. Será más fácil que lo consigas si dispones de un pequeño jardín o espacio en el que puedas tener el compostador. 

Si no es el caso, pero en tu ciudad existen huertos urbanos, puede que allí se hagan cargo de tus residuos. 

Donde yo vivo, por desgracia, no hay este contenedor. Y aunque en el centro de tratamiento de residuos intentan separar la materia orgánica para hacer compost el resultado producto que se obtiene es de muy mala calidad. Supongo que si se implantase un sistema con un contenedor de materia orgánica las cosas cambiarían mucho.

 ¿En tu ciudad existe este contenedor? ¿Cómo funciona? ¿Lo usas con frecuencia?

Hoy voy a hablar de las legumbres, a pesar de que al hablar de legumbres solo te vengan recuerdos de cuando te obligaban a comer las lentejas, porque aunque digan que las lentejas si quieres las comes y si no las dejas, al final siempre te tocaba comerlas. Pero las legumbres, tan sencillas como parecen, tienen gran importancia, tanto como para que este 2016 sea el año internacional de las legumbres, declarado así por la FAO.



En esta entrada vamos a descubrir por qué son tan valiosas.

¿Qué hace diferente a las legumbres?

Las legumbres proceden de unas plantas llamadas leguminosas y que se cultivan para obtener semillas secas. Las leguminosas viven en simbiosis con bacterias que tienen la capacidad de fijar el nitrógeno atmosférico, esto hace que sean capaces de vivir en suelos en los que otras plantas son incapaces.

¿Por qué es importante consumirlas?

Las legumbres son una fuente esencial de proteínas vegetales y su consumo forma parte de una dieta saludable ayudando combatir y/o prevenir enfermedades. Por otra parte, las leguminosas son empleadas a menudo como fuente de alimentación rica en proteínas para el ganado.

¿Por qué son importantes en el medioambiente?

El aporte de nitrógeno que hacen al suelo ayuda a que se produzcan cosechas sanas y abundantes. Por otra parte, esta capacidad de prevenir el déficit de nitrógeno en el suelo evita que se tenga que aportar este elemento a través de fertilizantes.

¿Cuál es su relación con el cambio climático?

Debido a la variedad de legumbres que existen y la facilidad que tienen algunas de estas variedades de vivir en zonas áridas, podrían mitigar las consecuencias del cambio climático, permitiendo la producción de alimento en zonas afectadas por la subida de temperatura. 

¿Por qué son importantes para combatir la pobreza?

Las legumbres se pueden conservar durante un tiempo prolongado de manera sencilla (evitando ambientes húmedos para inhibir su germinación) sin que pierdan de manera significativa sus propiedades nutricionales. Esto las hace ideales para superar periodos de escasez de alimentos. También la venta de estas semillas o su procesado permite a los agricultores aumentar sus recursos económicos.

Para finalizar diré que además de sanas las legumbres son muy ricas, la gran variedad de recetas hace que sea posible preparar muchos platos con ellas. Si quieres aprender nuevas recetas te recomiendo que visites la página que la FAO ha preparado con motivo de este año. Seguro que encuentras alguna que te guste.


En esta entrada voy a hablar de los “no residuos”, de esos restos que puede que en otro tiempo fuesen a la basura pero que poco a poco hemos ido descubriendo su potencial y ahora no te planteas dejarlos pasar sin obtener todo su potencial.


Posos de café


Como yo no tomo café a mí me los guardan, los puedes meter un tarro de vidrio y usarlos como exfoliante, bien solos frotándolos o con ayuda de alguna crema si la sensación te parece demasiado fuerte. 

Los posos de café también pueden ser usados para evitar malos olores en la nevera, aunque yo personalmente no los he usado nunca con este fin. El caso es que dicen que si los metes una vez secos adsorben los malos olores que pueda haber.

Por último, puedes espolvorear unos posos de café, no demasiados, para mantener alejados a babosas, mosquitos y hormigas de tus árboles. Aunque el uso es limitado en el tiempo, resultan muy útiles contra plagas estacionales.


Piel de cítricos


Si tienes lavavajillas y a veces desprende un olor desagradable, pon la piel de un limón en su interior. Puedes ponerlo en uso con la piel dentro (asegúrate de que no puede moverse para que no estropee la máquina) y olvídate de los malos olores para siempre.

Además de este uso, los puedes emplear para hacer limpiador casero, para eso solo necesitas seguir pasa a paso la receta que proponen en el blog Organicus

También si lo mezclas con agua, alcohol y canela tendrás un ambientador muy sencillo y económico.


Aceite 


Con el aceite voy a empezar a contar lo que no se debe hacer: nada de tirarlo por el váter para evitar que se atasquen las tuberías, el agua se contamina de todas formas. Tampoco nada de empapar papeles en aceite usado, en el vertedero se producirán lixiviados que también contaminarán. 

La única solución posible que queda, si no quieres aprovecharlo en casa, es que lo lleves a un punto limpio. En algunas ciudades también hay contenedores fuera de los puntos limpios a los que se puede llevar (en el caso de mi ciudad se tienen que llevar metidos en una botella de plástico).

Si lo que quieres es hacer jabón en casa, como se hacía normalmente hace años, solo necesitas el aceite filtrado, agua y sosa. Eso sí, en un ambiente ventilado para evitar peligros.


Tarros de vidrio


¿Quién no ha lanzado un grito de pánico cuando ha visto que iban a tirar un tarro de vidrio a la basura? Pues eso, que son auténticos tesoros, lo mismo los puedes usar para almacenar comida, que usarlos a modo de tupper cuando comes fuera de casa, que los usas como portavelas… 

Los usos son muchos y lo mejor de todo es que duran mucho, son fáciles de limpiar y, si finalmente se rompen, su reciclaje es muy sencillo y seguro tendrán muchas vidas más.


Restos orgánicos


Si tienes un huerto, parcela o jardín podrás hacer compost, es decir, transformar los restos orgánicos en abono orgánico. Tus huerto y tus plantas seguro que lo agradecen. A diferencia de lo que puedas pensar, hacer un compostador es muy sencillo y no necesitas mucho para hacerlo. Dependiendo del volumen de residuos que generes puedes utilizar un contenedor de los que ya venden, o bien fabricarlo tú mismo con cajas, pallets o mallas de alambre. Hay muchos modelos para hacerlo.

En el caso de que vivas en un piso, puede que no quieras recurrir a compostaje, pero si vives en una ciudad en la que hay huertos urbanos, probablemente puedas acercarte allí y colaborar con ellos a través de tus residuos orgánicos.

Y  si queréis rescatar muchos restos orgánicos, os recomiendo las ideas de Picniquete para no desperdiciar nada en la cocina.

Así que ya sabéis, en la cocina hay muchos “no residuos” que están esperando a ser rescatados, ¿se te ocurre alguno más?

Seguro que si ves la información meteorológica asiduamente has oído nombrar a El Niño, probablemente junto a imágenes de grandes inundaciones o de devastadoras sequías. Aunque parezca mentira, este fenómeno es capaz de provocar estas dos situaciones opuestas en distintas partes del mundo. A mí hace poco me preguntaron qué es El Niño y la verdad es que incluso sabiéndolo es difícil de explicar. Pero bueno, en esta entrada voy a poner todo mi esfuerzo en hacer una explicación sencilla. 



Para empezar por el principio hay que decir que El Niño no se produce todos los  años, sino que es un ciclo climático que se repite con una frecuencia que puede ir de 3 a 6 años y a finales de diciembre, cerca de la navidad (por eso se le llama El Niño), aunque se sospecha que en las últimas décadas esta frecuencia está aumentando. 

¿Por qué se produce?


Los factores que influyen en estos fenómenos son muy variados, están relacionados con un aumento de la temperatura que hace que los vientos Alisios se debiliten.  

En condiciones normales, estos vientos cálidos van de este a oeste y al elevarse provocan lluvias. Estos vientos, junto con otros factores, son los responsables del clima cálido y húmedo de la zona de Indonesia y Australia así como del clima seco y frío de la zona de Sudamérica. 



Cuando estos vientos se debilitan esta circulación cambia, produciéndose lluvias en la zona este y grandes sequías en Australia. La vegetación y los animales sufren estas situaciones a las que no se encuentran acostumbrados, lo que provoca, entre otras consecuencias, grandes pérdidas a agricultores y ganaderos. 


¿Por qué es tan importante?

Desde siempre este fenómeno ha sido estudio de climatólogos debido a las grandes lluvias y sequías que le acompañan. La gran cantidad de factores que influyen hace que sea difícil prever este fenómeno con antelación. 


¿En qué nos afecta?

Además de las pérdidas materiales que se producen en algunas zonas, este fenómeno provoca la reducción de cosechas y de ganado, lo que a su vez hace que se incremente el precio de las materias primas afectadas, aumentado la especulación sobre ellas y provocando que parte de la población no sea capaz de acceder a las mismas por razones económicas. 

Por otra parte, se cree que este año El Niño puede ser más fuerte de lo habitual por lo que algunos le llaman "El Niño Godzilla”.


Y por último, ¿qué es la Niña?

Como ya imaginas, es el fenómeno opuesto a El Niño: los vientos Alisios son más fuertes, haciendo que las zonas en las que el clima era seco lo sea aún más y donde era húmedo y cálido llueva más todavía.




Para no ser catastrofistas, hay que decir que este fenómeno se ha producido siempre, aunque se puede agravar por el cambio climático. Y, aunque es cierto que produce pérdidas económicas en tierra, La Niña suele producir ganancias económicas pesqueras.

Y esto es, en resumidas cuentas, este fenómeno del que tanto se habla. He intentado explicarlo de forma sencilla, y la información es ideal para quedar de listill@s cuando estéis con los amigos o la familia. Ya me diréis si les sorprendéis  a alguien con la explicación o no ;)

Nota: En los esquemas he indicado Indonesia y Australia en representación de la costa oeste del Pacífico, Perú y Ecuador como este. Más países se ven afectados, pero para simplificar el esquema y facilitar la comprensión he usado estas zonas.

El otro día, ordenando mi habitación, encontré en uno de los cajones pilas ya gastadas. Las había guardado para tirarlas al contenedor apropiado porque sé que debido a sus componentes pueden contaminar mucho pero, ¿sabes cuánto contamina una pila y cómo puedes evitarlo? En la entrada de esta semana te hago un resumen.



Materiales que contiene una pila

Cada pila tiene una composición ligeramente diferente. Por ejemplo, una pila alcalina se compone de un 30-45% de dióxido de manganeso, 20-25% de hierro, 10-25% de zinc, 6-10% de agua, 4-8% de electrolito y un 10% de grafito. 

¿Por qué reciclar pilas?

Al reciclar las pilas se permite la recuperación de hasta el 75% de sus materiales.

Si no se reciclan y se tiran con la basura doméstica, pueden acabar en el vertedero y con el paso del tiempo sus componentes llegarán al suelo o al agua. Los metales pesados que contienen, por su capacidad de bioacumulación, pueden causar problemas en la salud de animales y personas.

Para que te hagas una idea del poder contaminante que tienen, solo hay que decir que una pila de botón puede contaminar hasta 600.000 litros de agua. O una pila alcalina, la más común, puede suponer la contaminación de 175.000 litros de agua.




Situación en España

Según el RD 106/2008, de 1 de febrero, sobre pilas y acumuladores y la gestión ambiental de sus residuos, el porcentaje de recogida deberá ser el 45% a partir del 31 de diciembre de 2015, por lo que tendremos que ponernos las pilas (perdón por el chiste malo)  porque actualmente el porcentaje es de solo el 35%, 10 puntos por debajo del objetivo.

Dónde reciclar las pilas

Las pilas deben ser depositadas en los contenedores que están dedicados a este uso. Dependiendo del municipio, los podrás encontrar junto a los contenedores de recogida de papel y envases, en los puntos limpios y en los contenedores destinados a la recogida de pilas que encontrarás en establecimientos de distribución de estos productos, los cuales están obligados a recoger tus pilas sin necesidad de adquirir nuevas pilas o acumuladores. 

Si tienes dudas puedes utilizar el buscador de puntos de recogida de pilas 

Recomendaciones 

Como ya hemos visto, las pilas son muy contaminantes y tienen gran variedad de materiales, por lo que debemos evitar su uso siempre que podamos. Cuando sea inevitable, es mejor decantarse por pilas recargables, y favorecer su vida útil evitando usar pilas nuevas y pilas casi agotadas a la vez.

Así que ya sabéis, por muy pequeñas que sean las pilas puedes llegar a producir un gran impacto negativo en el medioambiente, así que no dejéis que ninguna se os escape, todas las pilas deben ser tratadas. 

¿Conocías esta información? ¿Sueles depositar las pilas en el contenedor apropiado?

¿Vosotros sois de los que se proponen  al principio de cada año cambiar pequeñas cosas? Yo sí, normalmente hago una pequeña lista de 6 o menos propósitos con temas que quiero cambiar u objetivos que quiero conseguir. Normalmente consigo cumplirlos casi todos, normalmente aquellos en los que puedes trazar un pequeño plan, por ejemplo si me propongo mejorar mi inglés, me apunto a una academia y así es mucho más fácil. 



El problema lo encuentro cuando los propósitos son un poco más dispersos, por ejemplo: llevar una vida más sostenible. Esto suele abarcar tanto y tan diverso que resulta difícil establecer una ruta. 

Por eso he pensado que voy a aplicar la misma lógica que en el resto de retos que se plantean en mi vida: Divide y vencerás, así que he desglosado en varios propósitos este gran reto que supone llevar una vida más sostenible.

1 Acercarme poco a poco al minimalismo

Ya sé que dicho así parece que no tiene mucho de propósito ni de ambiental pero creo que puede ser una buena manera de acercarme a una meta personal, ser más ordenada y organizada. Por otra parte, quiero resaltar lo de poco a poco porque creo que es una decisión que implicará hacer muchos cambios y no creo que sea algo que pueda hacer en un solo año.  En cuanto a su relación con llevar una vida más sostenible creo que tiene bastante que ver, de todas mis pertenencias, la mayoría de ellas no las uso desde hace años, hay algunas que sé que no voy a utilizar nunca más así que ¿por qué mantenerlas en mi vida? ¿Por qué no tirarlas, reciclarlas, donarlas, venderlas o darles uso de nuevo? Pues ahí es donde quiero empezar a aproximarme al minimalismo.

2 Comprar y/o vender mi ropa de segunda mano

En parte está relacionado con lo que he dicho antes. Tengo el armario lleno de ropa y siempre me pongo lo mismo. Me da pena tirar algunas prendas porque están casi nuevas pero sé que no me las voy a poner porque ya no me valen así que este año me comprometo a vender estas prendas y, ya de paso, comprar algunas de segunda mano, al fin y al cabo la prenda más ecológica es esa que ya existe, ¿verdad?. La verdad es que ya he empezado a buscar distintas vías para hacerlo así que os mantendré al día de por cuál me decanto y de los resultados obtenidos.

3 Andar más e ir menos en bus

Actualmente voy y vuelvo en bus al trabajo, así que empezaré a volver andando hasta usar solo el autobús los días en los que la meteorología no acompañe. Ya sé que me vais a recomendar la bici, pero mis rodillas no lo soportan. 

4 Aprender nuevas recetas

No es que no sepa cocinar, la verdad es que me defiendo, pero es que me gustaría ampliar mi rango de opciones a la hora de comer porque cuanto más  recetas dominas menos posibilidades hay de querer recurrir a las comidas preparadas o precocinadas, que normalmente implican gran cantidad de residuos. Además si esas recetas son sanas pues mejor que mejor ¿no os parece?

5 Más lecturas sobre ecología y medioambiente

Leo varios blogs sobre ecología, ciencia y medioambiente pero rara vez leo libros sobre estos temas. Me gustaría empezar con libros que fuesen de temas actuales y como hay tantos y de tantas temáticas sé que no voy a tener problemas en cumplir este propósito, lo  único que me queda por decidir es por qué libro empezar, se admiten sugerencias.



Y hasta aquí mis propósitos, espero tener el mismo éxito que los últimos años y cumplirlos.  Si quieres compartir tus propósitos conmigo no dudes en dejar un comentario.
Termina este año y hablado en términos blogueros puedo decir que ha sido un buen año. Cuando empecé con este blog nunca pensé que me fuese a dar tantas alegrías, me emocionan muchísimo alguno de los comentarios que escribís y me ilusiono con cada post que escribo, no puedo evitarlo. 




Y este último año en La Hipótesis Gaia ha sido muy gratificante, podría mencionar mil motivos pero como ya sabéis, me gustan los post cortitos así que solo haré un breve resumen de todo lo bueno que ha pasada por este pequeño espacio virtual.

Una de las cosas que más ilusión me hizo fue recibir un email diciendo pidiéndome una entrevista ¡Una entrevista! ¿¡A mí!? Me gustó mucho la experiencia y además fue un reto superar esa barrera de timidez y ponerme a hablar de mi pero siempre recordaré a Yoss como mi primera entrevistadora y además siempre le estaré agradecida por ello.


Poco tiempo después llegó otra gran sorpresa, colaborar con un blog, algo así como ser la bloguera invitada en su espacio. ¡Qué responsabilidad! La invitación llegó desde La Mama Pacha, y tuvieron una paciencia infinita esperando a que me llegase la inspiración para poder estar a la altura de sus contenidos. (Por cierto, date un paseo por su blog, que merece la pena)

Ser la ganadora de los Premios Diogeneros es otra de las cosas que tengo en mente ahora que termina el año. Ganar una vez me hizo mucha ilusión, además en esa ocasión presentaba un lugar muy especial de mi ciudad,  pero conseguirlo dos veces ya me pareció algo impensable.

¡No me puedo olvidar de mi huertito! Es muy pequeño pero es ideal para tenerlo en el balcón. Gracias a la iniciativa de Solís puedo tener un pequeño que me da muchas alegría.

Como curiosidad, la entrada más leída de este año fue ¿Cuántos esclavos trabajan para ti?


Por último no me puedo olvidar de los comentarios, que me llegan casi semanalmente por parte de Be Natural my friendYoss y Maria, (tres blogs que merecen ser visitados, en serio) sois geniales chicas, me encanta leer lo que contáis en vuestros blogs y los comentarios que dejáis por aquí.

Y para finalizar, muchas gracias a todos los que habéis formado parte de este blog durante el 2015, ¡espero que el próximo año bloguero sea igual de bueno!

Ya sé que todavía no estamos en Navidad, pero la mayoría de las compras se harán en los próximos días y por eso conviene recordar que estas fiestas no pueden ser la excusa para volvernos locos y hacer compras sin sentido, ni comer hasta no poder más. Estas Navidades también tenemos que tener en cuenta a todos y también al planeta, porque al fin y al cabo solo tenemos uno. 


Por eso he pensado que no vendría mal un recopilatorio de puntos a tener en cuenta estas navidades.

1. Reutilizar la decoración navideña. No hace falta que compres cada año algo nuevo, ni siquiera hace falta que compres nada, puedes hacer todo lo que quieras con elementos que tengas en casa. Si quieres ideas, puedes mirar el post en el que hay muchas ideas para hacer tu propia decoración navideña.

2. Regalos justos y de calidad. Si regalas comercio justo,‬ regalarás dignidad a los ‪‎pequeños productores‬.‬

3. Evitar excesos en la comida. Porque no tiene ningún sentido comer como locos y luego tener el propósito de llevar una vida sana. 

4. Evitar los platos de usar y tirar. Evitarás un montón de residuos. Vamos, ¡que no cuesta tanto fregar unos cuantos platos!

5. Luces de bajo consumo. Si es que quieres poner luces, por lo menos que sean de bajo consumo.

6. Productos de aquí y ahora. Elige productos de kilómetro 0, reducirás la huella de carbono de tus compras.

7. Regalos con envoltorios eco-friendly. ¡Échale imaginación!. 

8. Lucha contra el consumismo. No es necesario comprar y comprar. ¿Por qué no dedicas un tiempo a fabricar los regalos? Seguro que les hace mucha ilusión. Aquí algunas ideas para que te sirvan de ayuda.

9.  Elige comercios cercanos para tus compras. Ayuda al pequeño comercio de tu barrio, haz que ellos no se sientan devorados por las grandes superficies.

10. Comparte con los demás. Al fin y al cabo es Navidad, quizás es el mejor momento para acordarse de los que tienen menos.



Estas son mis ideas, ¿Se te acurre algo que añadir? Si es así no dudes en dejar un comentario.
Seguro que ya sabes qué es la obsolescencia programada y seguro que a ti también te da mucha rabia comprar sabiendo que ha sido diseñado para estropearse tras cierto tiempo. Pero la obsolescencia programada no es la única, hay otros tipos que generan los mimos impactos que esta. Todos los tipos se pueden prevenir si somos conscientes de su existencia y de cómo funcionan.


Obsolescencia Programada

Es la más conocida de todas. Este tipo de obsolescencia viene con el producto, ya que ha sido diseñado para no durar, para dejar de ser útil, y que el consumidor tenga que volver a comprar uno nuevo cada cierto tiempo. Los electrodomésticos son los que más sufren este tipo de obsolescencia.

Obsolescencia Percibida

En este caso lo único que cambia es el diseño, no quiere decir que el producto deje de funcionar. Las empresas solo cambian el diseño cada cierto tiempo. Esto provoca en los consumidores la sensación de que tienen productos antiguos. Donde más se nota es en la ropa, y por ello tenemos la sensación de que hay que salir a comprar ropa de “esta temporada” 

Obsolescencia de Especulación

Es la que más afecta a los ordenadores, móviles, tablets… nos hacen pensar que hemos comprado el producto definitivo y a los pocos meses sale otro que tiene la pantalla más grande, una cámara con más megapíxeles o mayor capacidad. Parte de esto es resultado de la investigación, pero no te engañes, que ofrezcan los avances con cuentagotas es para aumentar las ventas. Podrían haber lanzado un producto con todas las características, pero haciendo estas “mejoras” cada pocos meses hace que la empresa parezca más innovadora y que los productos que tienes no son lo suficientemente buenos nunca.

¿Cómo luchar contra la obsolescencia?
















Como ya hemos visto hay distintos tipos de obsolescencia y la forma de combatirlas es diferente. Para luchar contra la primera debemos tener en cuenta que la reparación siempre es mejor que comprar un aparato nuevo, de esta forma alargamos la vida útil y evitamos residuos y consumo de materias primas. 

También seguiremos pendientes del sello que determinará qué productos están libre de este tipo de obsolescencia y que permitirá a los consumidores decidir a qué empresas entregamos nuestra confianza.

En cuanto a la obsolescencia percibida y de especulación, la forma de evitarlas es analizar nuestra actitud:

1.Pensar antes de comprar si realmente lo necesitas. Puede que solo creas que lo necesitas.
2.Si es algo que no vas a usar mucho, puede que prefieras pedirlo prestado.
3.Utilizar productos de segunda mano, son más baratos y suelen estar en buen estado.
4.La economía colaborativa puede ser la solución que buscas. Intercambiar, alquilar en vez de comprar, compartir… son las bases de la economía colaborativa.
5.No dejarse engañar por el marketing. Tener siempre el último móvil, por ejemplo, es una carrera que no vas a ganar nunca, de hecho, vas a perder un montón de dinero.

Enlaces de interés: Alargascencia

¿Conocías los distintos tipos de obsolescencia? ¿Cómo luchas tu contra ellas?
¿Alguna vez te has preguntado cómo será el mundo dentro de 15 años? Seguramente entre tus deseos estén ideas tan honorables como que no existan guerras ni personas que pasen hambre. Seguro que si te paras a pensar, consigues imaginar un mundo casi ideal. Pero para llegar a ese mundo que tú y yo soñamos es necesario fijar unos objetivos.

Estos objetivos pueden parecer abrumadores, de esos que son casi imposibles de lograr. Pero vayamos paso a paso porque estos objetivos ya han sido fijados y la maquinaria para que se cumplan ya está en marcha, aquí te cuento un poco qué son y cómo se pueden lograr.



¿Qué son los Objetivos Mundiales del Desarrollo Sostenible?

Son metas establecidas a nivel mundial para conseguir un mundo más justo y lograr que en el futuro el mundo sea un lugar mejor, ese sitio ideal en el que todas las personas tienen las mismas oportunidades y recursos.

¿Cuáles son los Objetivos del Desarrollo Sostenible?

Los objetivos del desarrollo sostenible (ODS) se centrar en 17 temas que podemos resumir en el siguiente listado y de forma más detallada en este enlace 

¿Cuál es la fecha para lograr estos objetivos?

La fecha para cumplir estos objetivos es el 2030, es decir dentro de 15 años.

¿Quién decide los objetivos de desarrollo sostenible?

Los líderes mundiales en el marco de las Naciones Unidas son los que deciden estos objetivos teniendo en cuenta los principales retos a los que se enfrenta el conjunto de la humanidad.

¿De dónde provienen?

Los Objetivos Mundiales reemplazan a los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), los cuales se establecieron hace 15 años y reunieron al mundo en torno a un programa común: abordar la indignidad de la pobreza. 

Por aquel entonces se establecieron 8 Objetivos de Desarrollo del Milenio. 


¿Cómo se aplican los objetivos?

Cada país involucrado es diferente y por tanto se llevan a cabo diferentes estrategias, es decir cada país establece sus prioridades en base a sus necesidades.

¿Cómo se financia?

El Comité Intergubernamental de Expertos en Financiación del Desarrollo Sostenible es el encargado de proponer distintas estrategias de financiación entre las que se incluye la financiación de cada país, tanto desde el sector público como desde el privado y la financiación internacional, también desde el sector público y privado.

¿Qué son los fondos de contrapartida?

Se podría decir que es una forma de asegurar la continuidad en el tiempo de los programas que se emprenden para lograr estas metas, es decir que si un país recibe un millón de euros, este país debe conseguir a través de socios locales otro millón más. 

¿Y realmente se cumplen estos objetivos o no?

Al concluir el periodo de los objetivos del desarrollo del milenio este año 2015, los líderes mundiales involucrados realizaron un informe en que el que se ponía de manifiesto el grado en el que se habían cumplido cada uno de los objetivos. Puedes leer este informe pulsando en este enlace, pero para resumir podemos afirmar que podría se lograron hechos tan importantes como reducir el número de personas que vive en condiciones de pobreza extrema o reducir el número de contagios de VIH, así como la tasa de mortalidad en menores de 5 años.

Vale, todo muy bonito pero ¿Sirven para algo?

A la vista de todo lo conseguido con los 8 Objetivos de Desarrollo del Milenio en los últimos 15 años se pude decir que, con intervenciones específicas y estrategias acertadas, incluso los  países más pobres pueden alcanzar un progreso drástico y sin precedentes. 

¿Conocías estos objetivos? ¿Crees que se pueden lograr?